Dr. Marc Lorenzelli
Nº Col. 40401
932 184 915
C/Rosselló 281 bis, 08037 Barcelona

Tercera edad


 
El envejecimiento es un  proceso biológico natural, que depende principalmente del paso del tiempo y de la herencia pero que se puede modificar por factores externos como la nutrición, las enfermedades, la situación social y económica.
 
El envejecimiento, la pérdida de autonomía o de la posición social exige un proceso de adaptación personal: unos reaccionan  negativamente otros adecuan de forma positiva su estilo de vida.
 
Cambios biológicos y necesidades nutricionales
 
·      A partir de los 60 existe una disminución de la talla y del peso (sarcopenia, osteoporosis).
 
·      La grasa corporal se redistribuye, disminuyendo el tejido adiposo subcutáneo y aumentando el tejido graso
       abdominal.
 
·      El consumo energético de reposo desciende.
 
·      El intestino se reduce de tamaño y sólo es capaz de absorber nutrientes y energía para una actividad a corto plazo,
       la masa corporal de reserva disminuye y si no se aportan los alimentos debidos, los propios tejidos serán
       consumidos.
 
·      El peso recomendado para los ancianos será mayor que por adultos de misma talla.
 
·      Existe una pérdida de agua corporal.
 
Comportamiento alimentario
 
·      Las transformaciones en la composición corporal se traducen en cambios en el funcionamiento del tubo digestivo y
       del sistema nervioso repercutiendo negativamente en los hábitos alimentarios.
 
·      Existe una influencia reciproca entre malnutrición y la aparición de las enfermedades.
 
·      Las necesidades energéticas son menores (por kg de peso).
       Las necesidades de nutrientes no disminuyen.
 
 
 
 
 
 
 
Alimentación de la tercera edad
 
Principales objetivos
 
Calorías                                 Para mantener la mas celular y conservar la función de órganos y tejidos ; y al mismo    
                                               tiempo evitar la obesidad abdominal.
 
Proteínas                               Para frenar , en lo posible , la inevitable pérdida de masa
                                              muscular y asegurar el aporte necesario para las épocas en las que aumentan las      
                                              necesidades como la enfermedad.
 
Calcio y                                  Para conservar el esqueleto . El calcio es el componente
Vitamina D                             mayoritario de los huesos, y la vitamina D mejora su asimilación e incorporación.
 
Vitaminas                               Para prevenir la acumulación de radicales libres,
(E y C) y                                 mantener la función del sistema inmune y mejorar la
Minerales                               respuesta a las enfermedades. El aporte adecuado de zinc puede resultar difícil de
(Zinc y                                    conseguir cuando la dieta es baja calorías. Su escasez se relaciona con la disminución de  
                                               la Inmunidad, la mala cicatrización de heridas, la alteración  de la percepción de los
                                               sabores, la pérdida de apetito y los tras tornos oculares.
 
Vitaminas                               Para reducir el riesgo de formación de coágulos sanguíneos, infartos cerebrales y
                                               demencia.
 
Magnesio                                Para prevenir alteraciones del metabolismo de la glucosa y conservar la mineralización del
                                                esqueleto.
 
Hierro                                      Para cubrir el aumento de las necesidades que imponen situaciones en las que
                                                frecuentemente se encuentra el anciano (enfermedades inflamatorias y digestivas…).
 
Líquidos                                  Para evitar la deshidratación . A nivel práctico se recomienda
                                                Consumir unos 8 vasos de agua al día.
 
Fibra dietética                         Para asegurar una óptima función gastrointestinal. El consumo de fibra, junto con un        
                                                ingesta hídrica adecuada, previene el estreñimiento, favorece un  mejor control de la
                                                glucemia y del colesterol y reduce el riesgo de aparición de divertículos intestinales y
                                                algunos tumores digestivos.
 
 
 
 
 
 
Una alimentación adaptada
 
·      Es una alimentación que utiliza desayunos, comidas, merienda o cenas con alguna cualidad ordinaria modificada
       para adaptarse a las personas que no pueden alimentarse normalmente.
 
·      Comidas sin sal ni azúcar pero de sabor intenso y atractivo para personas que han perdido capacidad gustativa.
 
·      Comidas que pueden alternarse o mezclarse con platos caseros para enriquecerlos o sustituirlos.
 
·      Comidas con textura adaptada, fáciles de masticar y tragar.
 
·      Comidas microbiológicas seguras, que necesiten poca manipulación, fáciles de preparar y de larga caducidad,
       cuando la persona está sola y no gestiona bien su compra y la preparación de su comida.